Glaucoma: no se cura, pero se detiene

El glaucoma, es una enfermedad silenciosa y peligrosa, y es la segunda culpable de ceguera permanente en el mundo, después de la retinopatía. El glaucoma es el enemigo silencioso de la visión que no dice nada, ni produce síntomas pero se manifiesta de repente, generando daño a nivel de fibras del nervio óptico. La única forma de evitarlo es asistiendo al menos dos veces por año donde el especialista para que nos mida la presión del ojo, y de esta manera, saber que no lo sufre. La presión de un ojo siempre debe estar entre 10 y 20 milímetros de mercurio. -El glaucoma se puede presentar por antecedentes familiares y es frecuente en miopes y diabéticos. Para evitarlo es bueno acudir a controles periódicos, sobre todo, a partir de los…