Glaucoma: no se cura, pero se detiene

El glaucoma, es una enfermedad silenciosa y peligrosa, y es la segunda culpable de ceguera permanente en el mundo, después de la retinopatía. El glaucoma es el enemigo silencioso de la visión que no dice nada, ni produce síntomas pero se manifiesta de repente, generando daño a nivel de fibras del nervio óptico. La única forma de evitarlo es asistiendo al menos dos veces por año donde el especialista para que nos mida la presión del ojo, y de esta manera, saber que no lo sufre. La presión de un ojo siempre debe estar entre 10 y 20 milímetros de mercurio. -El glaucoma se puede presentar por antecedentes familiares y es frecuente en miopes y diabéticos. Para evitarlo es bueno acudir a controles periódicos, sobre todo, a partir de los…

Glaucoma

Es llamado el asesino silencioso de la visión. Se empieza a manifestar en cualquier momento y en cualquier edad, sobre todo en personas cuya familia lo ha sufrido. Se controla mediante tratamiento o cirugía en casos extremos. Hay diversos grados de glaucoma y solo el especialista (oftalmólogo) lo puede diagnosticar. Como es insidioso y no duele, puede resultar un hallazgo sorpresa en la consulta de oftalmología. El glaucoma es una enfermedad que le roba al ojo la visión de manera gradual. Por lo general no presenta síntomas y puede llevar a perder la visión de manera repentina. La buena noticia es que, con exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento puede controlarse. Hay varios tipos de glaucoma. Se presenta porque hay un desequilibrio o fluctuaciones entre el líquido…